Adquirir una nueva nacionalidad como inmigrante

Te has mudado a este nuevo país, la vida te ha ido muy bien y dar marcha atrás no es una opción. Los planes que tenemos por delante parecen tan buenos que las perspectivas de quedarnos aún más tiempo son magníficas. Pero tu permiso de residencia caduca rápidamente; tienes que hacer algo o te echarán del país.

En realidad, nadie quiere posar por un momento y pensar que en algún momento, el país que su permiso de residencia como inmigrantes pronto puede expirar.

La realidad es que los documentos de inmigración no serán válidos pasado un tiempo. Bendita sea tu alma, existe la posibilidad de que solicites y adquieras la ciudadanía.

Para conseguir la nacionalidad, sigue el proceso adecuado, hazlo todo correctamente desde el primer día de entrada y ahí lo tienes… la nacionalidad puede ser una opción para ampliar tu residencia.

Solicitar la nacionalidad como inmigrante

Hoy en día, la gente se traslada a otros países, consigue trabajo y, literalmente, empieza allí una nueva vida. Encuentras un buen trabajo, empiezas a ascender en la escala profesional, posiblemente consigas un local como cónyuge y comiences a criar a tus hijos. ¿Quién desea que una vida así se vea interrumpida por tener que marcharse a su país de origen? Supongo que tú no.

Por tanto, la mejor opción es solicitar la nacionalidad de ese país. La nacionalidad le dará el mismo estatus, o casi igual, que a los nacidos en el país. En esencia, el gobierno empezará a tratarte no como a un inmigrante, sino como a un ciudadano de buena fe, con todos los privilegios y beneficios que ello conlleva.

Hoy en día, la mayoría de los países permiten la doble nacionalidad. La doble nacionalidad significa que, aunque uno tenga la nacionalidad primaria de otro país por nacimiento, puede obtener una segunda por registro o naturalización.

La doble nacionalidad se ha estructurado de tal manera que no es necesario retractarse o perder la nacionalidad por nacimiento para obtener una segunda.

Algunos países pueden exigir que acepte perder su nacionalidad por nacimiento para que se le considere apto para que se le concedan sus derechos de ciudadanía. En cualquier caso, es posible que le reconozcan la nacionalidad de un país en el que no ha nacido.

El mundo de hoy acoge cada vez a más inmigrantes documentados

¿Qué se necesita para obtener la nacionalidad como inmigrante?

El proceso de aceptación y concesión de la ciudadanía como inmigrante es largo y riguroso. No es algo que se consiga de la noche a la mañana.

Como consejo, se recomienda que desde el primer día que entre en un nuevo país, tenga en mente si en algún momento intentará solicitar la nacionalidad o no. Todo lo que haga entre el momento de su llegada y el momento en que solicite la nacionalidad servirá para demostrar si cumple los requisitos o no.

Cómo gestionan los países las solicitudes de nacionalidad de inmigrantes de otras nacionalidades difieren.. Sin embargo, hay algunas cosas comunes que decidirán su destino como inmigrante. Decido llamarlos los «requisitos mínimos para que te concedan la nacionalidad como extranjero«.

1. Aspecto temporal

En la mayoría de los países, las autoridades de inmigración documentarán el tiempo que ha residido legalmente allí. Este periodo de tiempo cuenta para saber si se encuentra dentro del plazo establecido para que uno sea considerado elegible.

Se recomienda saber qué actividades cuentan para el tiempo de solicitud de la nacionalidad. Una cosa es que ese momento deba ser cuando se es residente legal, no inmigrante indocumentado.

2. Requisitos lingüísticos

Para que te consideren apto para permanecer en un país como ciudadano, debes ser capaz de comunicarte en el idioma local. Es razonable que no puedas afirmar que te gusta quedarte en un país y, sin embargo, no domines la lengua que allí se habla.

En la práctica, cada país tiene un nivel determinado de competencia lingüística que deben cumplir quienes deseen obtener la ciudadanía. Así que tómese su tiempo para aprender diligentemente el idioma local. El idioma puede ahorrarte mucho.

La idea es que, con un cierto nivel de conocimientos lingüísticos, se puede conseguir un empleo, gestionar un negocio, realizar transacciones y, en general, encajar en la sociedad sin retroceder eternamente a la sensación de ser un extraño.

3. 3. Nivel de educación

Aunque la educación no sea tan importante, cuenta a la hora de solicitar la nacionalidad. Podría haber algunas excepciones para grupos especiales de personas, como solicitantes de asilo o víctimas de guerra.

La idea es que cada país tiene este interés egoísta de dar la ciudadanía a las personas que contribuirán a su economía. Si tiene conocimientos o formación avanzados, las probabilidades de que le concedan la solicitud son altas.

Así que, como preparación para incorporarte almercado laboral, es necesario que perfecciones algunas habilidades, seas bueno en algo o consigas al menos un título universitario.

En caso de que haya inmigrado al país como estudiante, el periodo de estudios también puede contar para el periodo acumulado necesario para obtener la nacionalidad.

4. 4. Antecedentes penales

La gente a veces ignora las consideraciones penales, pero vuelve acechando como ese fantasma malo y feo del armario. Si ha tenido problemas con las autoridades públicas por delitos, tráfico de drogas, robos o cosas por el estilo, las posibilidades de que obtenga la nacionalidad son muy escasas.

Como comprenderán, ningún país quiere aumentar su cuota de maleantes en su territorio. Están mejor sin ti. Por lo tanto, le recomiendo que extreme la vigilancia y se evite el problema de verse atrapado por la red policial. Simplemente aléjese de los problemas porque le ahorrará mucho su solicitud de ciudadanía.

5. Historial laboral

Como ciudadano, se espera que esté dispuesto a contribuir a la prosperidad económica del país que le concede la ciudadanía. Por lo tanto, es evidente que tiene que demostrar que le interesa el mercado laboral.

Desde el momento en que entras en este nuevo país, tienes que involucrarte en las actividades económicas. Búscate algún trabajo asalariado y contribuye con los impuestos que te correspondan. Nadie querrá desestimar una solicitud de nacionalidad presentada por un extranjero trabajador.

También puedes convertirte en empresario y montar tu propio negocio. Sin embargo, debe asegurarse de que la empresa funciona de acuerdo con las normas y reglamentos establecidos para que cuente a la hora de afirmar su elegibilidad para la ciudadanía.

4. Información falsa o documentos falsos

Cuando se trata de solicitudes de ciudadanía, la comprobación de antecedentes y la diligencia debida son de gran interés para las autoridades. No dejarán piedra sin remover sobre sus antecedentes. En caso de que haya falsificado documentos o mentido anteriormente para conseguir cosas, eso por sí solo es motivo suficiente para preocuparse.

Si tiene previsto obtener la nacionalidad, procure que, en la medida de lo posible, sus documentos y declaraciones estén consentidos desde el primer día. Todo lo que declare al entrar en el país hasta el momento de solicitar la nacionalidad será comprobado.

En caso de que existan serias dudas sobre su idoneidad para obtener la nacionalidad, las autoridades le pedirán, por supuesto, que lo aclare. Intente en la medida de lo posible articular su caso. Recuerde que si no está convencido, las autoridades no dudarán en denegarle la nacionalidad.

Como precaución, tenga en cuenta que la ciudadanía no se concede caprichosamente. Todo el proceso lleva mucho trabajo y el país que lo expide colaborará con tu país de primera nacionalidad para averiguar ciertos detalles sobre ti. No superará la prueba de integridad si es un fugitivo o tiene un pasado cuestionable.

Ser inmigrante te convierte en parte de una comunidad global diversa

Me han concedido la nacionalidad como inmigrante

¡Hurra! Ha pasado todas las comprobaciones y ahora tiene una nueva nacionalidad o tiene doble nacionalidad. ¿Qué es lo siguiente?

Que te concedan la nacionalidad no significa ahora que te entregues despreocupadamente a las actividades prohibidas sintiéndote más protegido. Es cierto que la ciudadanía es el estatus más alto que tendrá un inmigrante en un país, pero aun así, conlleva obligaciones.

Los países establecen periodos en los que si se descubre que ha violado los términos de la ciudadanía, ésta le será revocada y, dependiendo de la naturaleza de la violación, puede ser deportado.

No es aconsejable que pierda la guardia por el mero hecho de ser ahora ciudadano. De hecho, la ciudadanía conlleva más obligaciones para con el país emisor.

Foto del autor
Fecha de publicación:
An avid storyteller and passionate writer with a penchant for letting people know that which they don't know while at the same time telling people more about what they may already have known. At the end, you stay informed, be curious, and get cosy.