Citas y relaciones interraciales

This post is also available in: Inglés Bokmål Danés Finlandés Sueco Estonio Letón Lituano Hindi Árabe Chino simplificado Francés Alemán Japonés Polaco Ruso Húngaro Tailandés Ucraniano Vietnamita

Kenny Rodgers en su canción «coward of thecounty» dice que «hay alguien para todos». Esta frase tiene mucho sentido y significado para los inmigrantes que se trasladan a una sociedad totalmente nueva pero que encuentran el amor allí.

Cuando la gente se traslada libre y cómodamente a países tan lejanos de su hogar, algo que nunca deja de suceder es el amor. Como se dice, el amor siempre encontrará su camino y acabará ganando. Aunque algunas personas no recuerden con claridad la velocidad de las cosas hasta que se enamoran, de alguna manera sucede.

Tortolitos interraciales

Para alguien que se despreocupa de experimentar plenamente su nuevo entorno y de divertirse, es probable que rebote en alguien que le derrita el corazón y le saque de la soltería.

Tan ciego como se dice que es el amor, un inmigrante encontrará un príncipe o princesa azul en su nuevo hogar, trabajo o lugares de ocio. A veces, los pretendientes pueden ser tantos que uno se queda sin opciones. Sin embargo, merece la pena escribir algunas cosas sobre las relaciones románticas entre razas.

Por mucho que sea imposible resistirse al amor, las personas de diferentes orígenes raciales pueden encontrarlo mucho más diferente en las citas. Esta dificultad no significa necesariamente que esas relaciones estén condenadas y no puedan funcionar. No es más que un resultado práctico de las diferencias de socialización y cultura entre los tortolitos.

Malos entendidos en las citas y relaciones interraciales

Habla con cualquier persona que salga o esté casada con alguien de otra raza y te sorprenderá la cantidad de retos que tiene. Esto no quiere decir que los matrimonios de la misma raza no tengan sus altibajos, pero los interraciales pueden ser únicos de alguna manera.

Sólo como descargo de responsabilidad para que no se malinterprete, las citas y los matrimonios interraciales deberían fomentarse por sus muchos beneficios. Pero, aunque esto ocurra, deberíamos debatir abiertamente los retos que se experimentan o pueden experimentarse en ella para que las personas que se encuentran en una relación de este tipo puedan encontrar una salida.

Por lo general, las citas y relaciones interraciales pueden estar inundadas de desacuerdos y malentendidos incluso en algunas de las cosas básicas de la vida. En algún momento, la pareja puede sentirse erróneamente agotada y abrumada emocionalmente.

Sitios de citas para Iniciar relaciones interraciales

Antes, era bastante difícil entablar una relación con alguien de otra raza. Sin embargo, esto ya no es así hoy en día, ya que los sitios de citas y los eventos sociales se han convertido en lugares de encuentro muy comunes.

Un rápido clic en los sitios de citas te hipnotizará con los rostros de personas de diferentes razas que buscan iniciar relaciones. A través de estas plataformas, la gente consigue interactuar, formar un vínculo y, probablemente, llevarlo a cabo fuera de la red para reunirse en privado.

Las etapas de las citas, relaciones y matrimonios interraciales

Las personas que han mantenido relaciones interraciales, citas y matrimonios pueden corroborar que no siempre es tan fácil. Desde el primer momento, uno sigue adivinando qué es lo que mueve a la otra parte, cuáles son sus reservas y sus sistemas de valores.

Al principio, la relación entre individuos de diferentes razas es un proceso de intentar aprender unos de otros, probar o refutar percepciones que se tienen desde hace tiempo, y muchas cosas más. Aquí, la gente se vuelve demasiado sensible a los comportamientos extraños, lo que la hace muy volátil. Una ligera desviación de lo que uno cree que es normal puede llevar a un desacuerdo en toda regla, especialmente si se carece del temperamento adecuado.

En la segunda fase, la gente empieza a ajustarse y a hacer ciertos compromisos….. Frases como «permitiré esto y aquello pero…» son muy comunes. Aquí, todo el mundo se apresura a dibujar hasta dónde puede ajustar sus límites. Por supuesto, el resultado de este proceso variará de una persona a otra en función de su estado emocional.

La tercera fase puede ser tolerable o excesivamente caótica. Aquí alguien ha sido tan complaciente y ha comprometido ciertas cosas sólo para mantener la relación dichosa. Al fin y al cabo, la gente ha renunciado a una parte de su vida para dejar entrar a la otra parte. El resultado depende de si cada una de las partes se siente apreciada y retribuida por lo mucho que ha cedido.

Cuestiones que pueden frustrar las relaciones y los matrimonios interraciales

Sólo para reafirmar el punto de vista inicial, cada matrimonio y cada relación son únicos a su manera. Y el hecho de centrarse en el matrimonio interracial no significa necesariamente que los de la misma raza sean los mejores. En esencia, nadie intenta hacer comparaciones de ningún tipo.

Como en cualquier relación, las personas comienzan mostrando su mejor cara, a veces manipulando su verdadera personalidad para atraer a la otra parte. Pero como dicen, no es posible ocultar el verdadero «tú» durante demasiado tiempo. Tarde o temprano, el verdadero tú comenzará a manifestarse.

Las diferencias en la forma de socializar a las personas son una de las principales causas de los problemas que siempre se presentan en las relaciones interraciales. Por ejemplo, alguien que procede de una sociedad en la que las personas se ayudan mutuamente de forma gratuita sin esperar retribución, mientras que el otro es educado para vivir de forma independiente. En este tipo de relación es inevitable que haya un conflicto entre ambos.

También en algunos casos, los hombres que proceden de una sociedad muy patriarcal pueden tener muchas dificultades para mantener una relación con una mujer independiente. En algunas sociedades, como la escandinava, las mujeres toman la iniciativa y son muy independientes. Fusionar ambos para formar una relación duradera y estable puede ser una tarea difícil.

Cómo afrontar las citas, relaciones y matrimonios interraciales

Algunas personas descartan ingenuamente los verdaderos retos de las relaciones interraciales lanzando comentarios aduladores como «que gane el amor», etc. En el sentido real, se requieren muchos compromisos, apertura mental, creatividad y acomodación para que los matrimonios interraciales sigan floreciendo.

Para empezar, las partes de las relaciones interraciales tendrán que aceptar la realidad de que su socialización es completamente diferente. Estas diferencias son algo que hay que trabajar mediante compromisos conscientes y la disposición a aprender. Al final, los dos son capaces de llegar a una realidad híbrida que sea aceptable para ambas partes.

No es aconsejable que sólo una parte comprometa su propia socialización por la otra. Lo cierto es que si sólo una parte intenta pasar desapercibida mientras la otra no hace nada por completo, existe la posibilidad de sentirse demasiado encajonado. Con el cansancio de estar encajonado, uno estallará como una burbuja y toda la relación puede venirse abajo.

Decidir si uno está en una aventura corta o en algo más grande es también una gran cosa. Es más fácil ocultar tu verdadera personalidad si la relación está pensada sólo para disfrutar o algo más. Pero no es posible hacer lo mismo con las relaciones a largo plazo. Por lo tanto, decídase con suficiente antelación y ponga el pie derecho.

Últimas entradas de Awino Fredrick (ver todo)