La catedral de Nídaros: una gran atracción turística

This post is also available in: Inglés Bokmål Danés Finlandés Sueco Estonio Letón Lituano Árabe Chino simplificado Francés Alemán Japonés Polaco Ruso Húngaro Ucraniano Holandés Italiano

La catedral de Nídaros se construyó en el siglo XI y marca el lugar de enterramiento de San Olaf, que gobernó la nación durante una parte de esa época. Originalmente una iglesia católica romana, se pasó al luteranismo en 1537 durante la Reforma Protestante. Nídaros es uno de los edificios más históricos de toda Noruega. Además, es una importante atracción turística no sólo para los viajeros, sino también para los residentes de la región, ya que tradicionalmente es aquí donde se consagra al Rey de Noruega.

No fue la vida de Olav Haraldsson lo que le convirtió en santo, sino su muerte. Su muerte en la batalla de Stiklestad, el 29 de julio de 1030, fue un acontecimiento crucial en la historia de Noruega. En esta época, el cristianismo se afianzó en Noruega.

Trondheim

La catedral de Nídaros se encuentra en Trondheim, una ciudad de unos 180.000 habitantes. Trondheim, una de las comunidades más grandes de Noruega, combina el carácter rústico de la historia del país y lo último en tecnología de vanguardia en una ciudad realmente única.

Los científicos e investigadores de Trondheim tienen a la ciudad en la vanguardia de la tecnología respetuosa con el medio ambiente, y muchos museos, tiendas y visitas ofrecen a los visitantes la oportunidad de explorar tanto el viejo mundo del pasado como el nuevo mundo del futuro.

Stiftsgården

Situado no muy lejos de la Catedral de Nídaros, Stiftsgården es una especie de compañero de ese antiguo edificio. Es la residencia real de Noruega, terminada en el siglo XVIII y con más de 140 habitaciones en total. La primera vez que la coronación del rey de Noruega se trasladó de la catedral de Nídaros fue en 1906, cuando se trasladó a Stiftsgården. Ver la residencia desde el exterior es suficientemente impresionante, pero los que tienen la suerte de terminar en un recorrido por el interior encuentran uno de los palacios más lujosos del mundo moderno.

Munkholmen

Al norte de la catedral de Nídaros se encuentra el islote de Munkholmen. A lo largo de la historia, esta zona ha servido de fortaleza, prisión, lugar de ejecución y monasterio. También tuvo cierta importancia durante la Segunda Guerra Mundial, un hecho que sigue siendo evidente incluso para los turistas que la visitan hoy en día. Munkholmen tiene unos 140.000 pies cuadrados en total y cuenta con un cañón antiaéreo de la Segunda Guerra Mundial para los interesados en esta enorme arma de guerra. En la actualidad se celebran en el islote varios eventos recreativos en distintos momentos para las personas interesadas en divertirse con el deporte.

La catedral de Nídaros: una gran atracción turística

Ringve

La catedral de Nídaros es, en muchos sentidos, uno de los centros culturales de Noruega, por lo que es natural que surjan otras zonas de importancia cultural a su alrededor. Uno de estos espacios es Ringve, el museo nacional de la música del país. Este museo incluye una detallada historia de la música en Noruega y en todo el mundo. También incluye más de 2.000 instrumentos musicales, cuentos y flores, lo que lo convierte en uno de los mayores bastiones culturales no sólo de Noruega, sino de todo el mundo.

La catedral de Nídaros y sus alrededores forman parte de la historia de Noruega. Si quiere ver la sede de la realeza y una de las iglesias más significativas de toda Europa, debe hacer un viaje a la zona de Trondheim. En un solo día podrá ver la catedral de Nídaros, la residencia real de Noruega y mucho más.

No se pierda el Órgano Wagner en el interior de la Catedral. Joachim Wagner (1690-1749) fue el principal organero de Prusia en el período barroco tardío. El órgano de Trondheim es el único que construyó fuera de Mark Brandenburg.
[wpgmza id=»25″]